A la caza del VIH en la Venezuela rural

CARACAS (Sputnik) — Un nuevo programa sale al alcance de los recién nacidos en zonas rurales de Venezuela, con la misión de detectar y alertar en forma temprana riesgos de transmisión vertical (a través de la madre) del virus de inmunodeficiencia humana (VIH, causante del sida).

Bioanalistas venezolanos del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel están a cargo de este programa de detección del virus en bebés de entre 0 y 18 meses, a través de muestras de sangre colectadas en papel filtro.

“Se puede realizar este procedimiento sin ninguna dificultad y estas son las otras ventajas: permite colectar sin que viaje el niño, hay un bajo costo, porque se puede enviar como cualquier encomienda, y lo más importante: no tiene riesgo biológico, y eso permite que sea fácilmente manipulada”, explicó a esta agencia Pierina D’Angelo, bioanalista jefe de división de virología del Instituto, con 17 años de experiencia.

Todo comenzó en la escuela de bioanálisis de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde los estudiantes Melisa Rodríguez, y Juan Frei, bajo la tutoría de D’Angelo, comenzaron a desarrollar el plan piloto novedoso en Venezuela.

“Ese trabajo estuvo un año desarrollándose (entre 2019 y 2020), y como objetivo principal tenía la detección del virus de inmunodeficiencia humana en muestras colectadas en papel de filtro, en todos aquellos casos cuyas madres son seropositivas”, agregó.

Lo especial de este proyecto, indicó la experta, es que los neonatos reciban el control desde el primer momento, pues antes de cumplir los 18 meses deberían tener como mínimo dos pruebas moleculares negativas para tener la certeza de que el bebé no contrajo el virus durante la gestación o en el parto.

“En la medida en la que puedes detectar precozmente a ese niño, puedes decir el niño es VIH positivo y debemos hacerle el tratamiento indicado con su pediatra, médico infectólogo, indicárselo, y ya allí estarías previniendo todas las infecciones oportunistas, diarreas, bajo crecimiento, meningitis, porque ya el niño está siendo tratado”, apuntó.

Pruebas PCR

D’Angelo detalló que la situación con los bebés es diferente a la de los adultos, pues es necesario que se les realice una prueba PCR, en vista de que si son sometidos a una prueba serológicas el resultado sería positivo, en algunos casos por los anticuerpos de la madre.

“Lo importante a destacar es que todos los niños que son expuestos de madres VIH positivas, su madre durante el embarazo le transmite los anticuerpos maternos, es decir que a los niños cuando nacen no se les puede hacer pruebas serológicas, sino que hay que realizar pruebas moleculares, para poder detectar el virus”, agregó.

Antes de la puesta en marcha de este proyecto, todos recién nacidos del país que estuviesen en riesgo de transmisión vertical debían acudir al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, ubicado dentro de la UCV, en el sureste de Caracas, pues solo allí se recogían las muestras de sangre para la

PCR. Distribución

El objetivo en este momento, indicó D’Angelo, es distribuir el papel de filtro para la recolección de muestras en todos los centros en los que se realiza el control de pacientes VIH en el país, y dar la información a los bioanalistas sobre la recolección de la muestra, que añadió es segura.

“Esta metodología consiste en colectar las muestras de los niños, bien sea directamente de un tubo de sangre total, o muestra del talón o del dedo, colectarla en papel de filtro, se impregna con la sangre y se deja secar, posteriormente esa tarjeta, ese papel de filtro, que debe estar identificado, se coloca un deshumificados o papel secante para preservar la muestra y se refiere al instituto como una encomienda”, señaló.

La pediatra-Infectóloga del Servicio de Pediatría Infecciosa Hospital Universitario de Caracas-UCV, Tatiana Drummond, dijo que este proceso es beneficioso tanto para el bebé como para el sistema de salud pública, porque reduce las dificultades de detección de pacientes que están en zonas rurales.

“El poder tomar las muestras en papel de filtro primero es mucho menos la cantidad de sangre que debe extraerse al niño por lo tanto se agrede menos al niño, permite hacer un diagnóstico a nivel nacional porque es más fácil el traslado del papel de filtro, que de una muestra que muchas veces tenemos problemas tanto para la extracción, como el transporte de la muestra desde el interior hacia los laboratorios centrales, esto facilita el diagnóstico y seguimiento de nuestros niños y permite tomar acciones tempranas para hacer su tratamiento”, declaró a Sputnik.

En Venezuela, explicó la bioanalista, se trata de un proyecto innovador porque anteriormente el país no contaba con una descripción sobre los pasos para colectar muestras en papel filtro para la detección de agentes infecciosos sobre todo el VIH, sino únicamente registros metabólicos.

Cada año en el Instituto venezolano de Higiene se hacen alrededor de 500 pruebas de PCR a bebés de madres positivas al VIH, y con la aplicación de este nuevo método, D’Angelo, espera se puedan duplicar y llegar a lugares más remotos.

Hasta el momento, la toma de muestras en papel filtro para enfermedades infecciosas solo se ha aprobado para su aplicación en bebés, pero los científicos venezolanos se encuentran trabajando en su aplicación para la aplicación de los antirretrovirales, porque permite la extracción de ARN, material genético que sirve para evaluar la resistencia a esos medicamentos.

Magda Gibelli – Agencia Sputnik